Miércoles, 08 Abril 2020 00:52

Los Planes de Desarrollo Territoriales y el COVID-19

El pasado lunes 6 de abril, se llevó a cabo el conversatorio Escuela Virtual Covid-19: "Derechos y no mercancías", en el que se contó con la participación de la coordinadora regional Bogotá de Viva la Ciudadanía, Aura Rodríguez, la directora de ILSA, María Eugenia Ramírez, el director de Conciudadanía Fernando Valencia, y la directora de Foro Costa Atlántica, Jessyka Manotas. Este fue un espacio convocado por Contagio Radio y el Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo. 


Desde distintas posiciones se abordó la situación de la crisis sanitaria que se vive en Colombia a raíz del Covid-19, y las afectaciones que se están produciendo en diferentes ámbitos sociales y económicos del país y, particularmente, en el proceso de formulación de los planes de desarrollo.


En las intervenciones de los panelistas era visible un claro punto en común: la ineludible necesidad de tomar acciones a nivel nacional para tener en cuenta el COVID-19 en los ejercicios de planeación territorial. Las propuestas fueron variadas: desde Conciudadanía se propuso tomar acciones profundas de reiniciar el ciclo de planeación en todas sus etapas, para así trabajar desde el comienzo con las condiciones reales del territorio y no con las que se habían previsto en los programas de gobierno que -argumentaban- ya no reflejaban la realidad. Por otro lado desde Foro, se propuso solicitar al Departamento Nacional de Planeación, una modificación en las fechas para que así fuera posible introducir cambios en los borradores que ya han sido en muchos casos presentados a los Consejos Territoriales de Planeación. Sin embargo algo es innegable: aprobar los planes tal y como están, haría difícil poder mitigar el daño socioeconómico que provocará la llega del COVID-19 a nuestro país. 


Pensarse en una situación en la que no se tomen ningunas acciones, genera muchas preocupaciones. Primero, muchas alcaldías quedaron a media marcha en el proceso de construcción del borrador del plan, y no es claro cómo poder dedicarse a este, en una situación de tan alta complejidad que vivimos y que copa la agenda pública casi que por completo. Segundo, es dudoso el poder que tendrán los CTP de construir unas recomendaciones a las administraciones que sean tenidas en cuenta y que también incluyan participación ciudadana en este momento que vivimos. Tercero, el proceso de control político y de debate que ya era dificultoso de por sí en los Concejos y Asambleas, se verá aún más en dificultad con las sesiones virtuales (que en algunos casos no están concretadas) y preocupa si será democrático y participativo el proceso de aprobación. Por último, no es claro cómo realizar profundos cambios en rubros presupuestales para poder atender las necesidades que surgen de la pandemia. 


Una de las conclusiones es que las entidades territoriales deben contar con las herramientas para hacer frente a los problemas de salud pública y a la imparable recesión económica que golpeará los hogares colombianos. Esto incluye no sólo hacer modificaciones desde el DNP a la agenda de los planes de desarrollo, sino también que se habiliten mecanismos para que se liberen recursos, y que las alcaldías y gobernaciones tengan liquidez para llevar a cabo los programas que consideren se ajustan a las necesidades locales. De las medidas que se tomen en esta etapa, dependerá en buena forma la pronta recuperación de nuestra economía y nuestro tejido social. 

 

Calendario de publicaciones

« Junio 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30