Martes, 26 Abril 2016 17:15

LOS DEBATES PARROQUIALES

En tiempo récord fue aprobado el Plan de Desarrollo “Barranquilla Capital de Vida”, radicado al Concejo Distrital de Barranquilla el pasado 2 de marzo, y que podía ser estudiado por los cabildantes hasta el próximo 30 de mayo. Sin embargo, sólo se requirieron tres debates para que el Plan quedara aprobado de forma unánime por parte de los concejales, quienes constantemente manifiestan su complacencia al ser co-equiperos del “mejor Alcalde del país”, como reza una publicidad  de la Corporación en los medios radiales.

También es una cifra récord, los 17.1 billones de pesos que requiere el Plan para su ejecución, muy superiores a los 7 billones invertidos en el Plan de Desarrollo 2012-2015. De estos recursos, 1 billón proviene de préstamos a la banca, a pesar de que el Distrito aún no sale de Ley 550, lo que ha representado una preocupación para analistas económicos locales, como el Profesor Jairo Parada, que en su columna “Barranquilla: ¿Prosperidad al debe?” plantea sus dudas respecto al endeudamiento del Distrito para el financiamiento de una larga lista de obras de infraestructura, comprometiendo vigencias a futuro hasta el año 2035.

Tal como lo habíamos advertido, los cabildos abiertos convocados, si bien movilizaron a la ciudadanía alrededor de sus problemas locales, se quedaron cortos a la hora de dinamizar el debate y de generar una verdadera construcción de apuestas para la ciudad.

A manera de anécdota, en el último debate el único momento de discusión entre los concejales, se dio alrededor de un artículo sobre la prohibición a realizar velaciones en los domicilios, una práctica que sigue siendo tradicional en algunos barrios populares. Esta preocupación un tanto “parroquial”,  contrastó con la ausencia de un debate más profundo en el Concejo respecto a las líneas estratégicas para la ciudad. Temas como la seguridad –que se encuentra en su punto más crítico en 10 años-, la movilidad y el desarrollo urbano sostenible merecían un análisis más amplio, digno de una ciudad metropolitana como Barranquilla, con todas sus complejidades. 

Es importante resaltar lo planteado por Barranquilla Cómo Vamos en una breve intervención frente al Concejo: El control político, la crítica constructiva, el disenso y el contrapeso, son funciones claves de esta corporación e implican una gran responsabilidad que no puede quedar relegada. Igualmente, las organizaciones sociales y las veedurías ciudadanas tenemos el deber de continuar haciendo seguimiento a la gestión pública y de incentivar el debate en la ciudad. Un debate que esta vez, el Concejo no dio y que quedó reducido a la visión de ciudad de la administración Char. 

Calendario de publicaciones

« Junio 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30